20 ene. 2011




No me arrepiento si después que vuelvo a casa la memoria me repasa el sabor de tu aguijón. Abeja reina me olvidé de las noticias, de la guerra y la codicia por jugar en tu colchón. Ya ves, no puedo más. Ya ves, ni un paso atrás. Ya ves, sigo trepada a tu amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario