20 ene. 2011




Tus caricias, todos tus secretos, el tesoro ajeno de tu dulce miel… lo que nunca imaginé. ¿Quién me iba a decir que serías la lluvia y yo la tempestad? ¿Quién me iba a decir que tenías la cura de mi enfermedad? ¿Quién me iba a decir que serías la sangre de mi corazón? ¿Quién me iba a decir que tenías la paz que tanto me faltó?

No hay comentarios:

Publicar un comentario