19 ene. 2011

Una noche me abrazaste, te bese y no dormimos ni sufrimos mas. Habrá sido nuestro premio por no salir corriendo o el castigo por no saber escapar. Te sigo buscando como enfermo al remedio, como comienzo al final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario