20 feb. 2011

Te extraño cuando llega la noche
pero te odio de día.
Después me subo a tu coche,
y dejo pasar la vida.

Debería dejarte,
irme lejos, no volver.
Pero es inútil negarlo,
tú me estás atrapando otra vez

No hay comentarios:

Publicar un comentario