3 feb. 2011

¿Y en qué lugar habrá consuelo para mi locura? 
esta ironía con qué se cura, si el final es en donde partí. 
No llores más, dame la mano contame tu suerte, 
de esta manera quizás no sea la muerte, 
la que nos logre apagar el dolor 

No hay comentarios:

Publicar un comentario