16 mar. 2011


Hice a mi cuerpo amigo del cielo y la distancia, y me fui a buscarle una verdad a mi corazón. Algo tan grande como el cielo y las montañas, y tan pequeño como una gota de rocío. Y ya no estuvo más conmigo mi corazón, se fue a posar en cada una de las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario