1 mar. 2011

Para conseguir algo ligeramente bueno debes pasar por algo moderadamente malo, pero no siempre será en ese orden ya que te podrán llegar cosas maravillosas pero al momento de la verdad tendrás que pasar por algo que hará ver al infierno como el paraíso (esto a veces se exagera), aunque los momentos malos sean mayores que los buenos no importa porque esas pequeñas luciérnagas que rara vez se aparecen en nuestro largo y oscuro túnel son las que nos dan la oportunidad de elegir, de elegir entre tener esperanza de seguir viviendo esos pequeños momentos ó si nos daremos por vencidos y llevaremos con vergüenza nuestra desdichada existencia. Nadie se debe dar por vencido solo por caerse, tenemos que escalar nuevamente ese gran muro de roca, muchas veces nos caeremos viéndonos en la situación de volver a comenzar tenemos que seguir adelante ya que una vez que hayas caído en ese cañón estarás dando tu primer paso hacia la felicidad, porque cuando llegues de nuevo a la cima veras la vida desde otro punto de vista y será mucho mejor de cómo la recordabas, un consejo que doy es que esperes un día completo en ese lugar y admira un amanecer, un día de sol, una tarde, un atardecer, el anochecer y la noche de ese día para que sepas todos lo que deberás saber para encontrar el paso siguiente hacia la felicidad, aprecia esos momentos pequeños y simples, así sabrás el significado de la inmensidad. No hay que darse por vencidos aun cuando vivamos un infierno o una oscuridad eterna, solo respira, relájate y continua con la verdadera lucha. No hay nada que sea imposible de resolver, absolutamente nada, así que a seguir luchando. Porque el guerrero toma todo como un desafío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario